Google Groups Suscribirse a Esclerosis Lateral Amiotrofica - ELA Argentina
Correo electronico:
Ver archivos en groups.google.com.ar

viernes, julio 06, 2007

 

Sobre mi libro. Por Martín Amaral

Sobre mi libro. Por Martín Amaral

Amigas, amigos,
No sin concoja y alegría les adjunto un par de nota publicadas hoy domingo a propósito de la presentación del libro "Práctica de vuelo". Una linda noche, con cerca de 400 personas. Como no puedo casi escribir con pluma (tardo mucho), escribi un textito y mi esposa mandó hacer un sello que dice: "Aunque el cuerpo desmaye, la razón sigue intacta y los afectos creciendo".
Mi hija leyó por mi, y entre otras cosas citó el poema de Almafuerte, un bello soneto:

"No te des por vencido, ni aún vencido,

no te sientas esclavo, ni aún esclavo;

trémulo de pavor, piénsate bravo,

y acomete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido

que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;

no la cobarde estupidez del pavo

que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios, que nunca llora;

o como Lucifer, que nunca reza;

o como el robledal, cuya grandeza:

Necesita del agua, y no la implora

¡Qué muerda y vocifere vengadora,

ya rodando en el polvo, tu cabeza!".

Les abraza

Martín Amaral



Martín Amaral 'Ve con el corazón'


Martín Amaral
Foto: Fotos: Noroeste/Irasema Iturralde

Azucena Manjarrez

CULIACÁN._ "El corazón yo lo usaba con los ojos", decía el poeta Gilberto Owen y Martín Amaral también lo hace, hay en sus columnas periodísticas una imaginación inteligente, que nunca deja de volar y eso debe celebrarse.
Juan Villoro, el escritor, fue contundente.
"En Práctica de vuelo el promotor cultural ve con el corazón, porque el afecto es también un atributo de la mirada y hay que saber observar las cosas de esta manera", dijo.
"Encontré en el libro un conjunto de gustos compartidos, que trazan una biografía intelectual y que tiene un efecto multiplicador, nos lleva a leer otros libros".
En el Museo de Arte de Sinaloa lleno de amigos y familiares de Amaral, el escrito dijo que la publicación, que reúne 115 columnas Vuelo Libre, que desde hace 10 años se publica en Noroeste, combina subjetividad y una voz personal.
"Martín se convierte un testigo de estampas reveladoras. Sus artículos sólo pueden salir de su pluma, me pareció que representaban de manera ejemplar su voz", dijo.
"En sus crónicas reflexiona sobre la lectura. Lo hace en las páginas de un periódico, que en apariencia sería algo efímero, eso es lo que tiene que derrotar el escritor y estas crónicas lo logran, son literatura escrita bajo presión con el difícil cometido de cumplir con un espacio reducido".

Pensamiento crítico
Para Carlos Ruiz Acosta, Amaral ha tenido la habilidad de vender en el mercado el producto más insólito y de escaso valor: el pensamiento crítico, una cualidad interesante, subestimada en México, pero muy apreciada en otras partes.
"Él nos ha abierto los ojos y las puertas del mundo sin haber viajado como quisiera, con la soltura y la imaginación de un Joseph Conrad, machacando siempre que no debemos quedarnos mentalmente en la jurisdicción local ni regional", mencionó.
Sus escritos se parecen en sus enfoques y a veces en las formas, a André Malraux y Jack Lang, ministros de cultura de De Gaulle y Miterrand respectivamente; al primero se parece por la opinión cáustica que tiene de las instituciones de cultura y de gobierno, y de su amistad con artistas.
Al igual que Malraux, lucha contra la desigualdad con el compromiso del escritor con la sociedad. Se parece a Jack Lang, en su lucha por la democratización y la defensa de las políticas culturales públicas y por la promoción apasionada del libro y la lectura.

Autor polifacético
El autor es polifacético, apuntó Rodolfo Díaz Fonseca, porque recorre las diversas manifestaciones culturales
y artísticas para lograr una comprensión global de lo acontecido localmente.
"Se mantiene lejos de todo convencionalismo y refractario a cualquier tipificación o esquematización. Si algo lo caracteriza es su eterna búsqueda y el mantener firmemente una postura. Jamás se muestra vacilante, es discordante pero con coherencia intelectual y moral", precisó.
"Da cabida a todos los posicionamientos ideológicos y posee una elevada capacidad de autocrítica, pues no oculta, sino que manifiesta con toda honestidad sus vicios y virtudes. Se lamenta de que la dolencia sempiterna de Sinaloa sea la falta de crítica".
Agregó que la obra ofrece una amplia variedad temática que mantiene un hilo conductor: la preocupación por el hombre y su cultura. Los relatos son sencillos pero profundos, aderezados y cocinados en lo más íntimo del claustro de su alma.

Presta su voz
María José le prestó la voz a su papá, Martín Amaral, quien desde 2005 fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica.
"Yo llegué al periodismo por la callejuela de la denuncia social: lo hice por primera vez allá por 1982, después de que un policía maltrató a unos imberbes muchachos que paseaban y jugaban una tarde en derredor de la Catedral, confiscándoles de paso un balón", contó.
"Al día siguiente apareció un artículo entre bastante ingenuo y sólo poco ingenioso y chistoso, en el desaparecido Diario de Culiacán, en la cual se denunciaba al protervo uniformado y se hacían consideraciones sobre la seguridad, los espacios públicos y la cultura".
Entonces, agregó que se percató del enorme peso de la letra escrita, del poder de la palabra y de las opiniones lanzadas al ágora social.
"Aunque poco se comentara o nadie respondiera, asumí como acto de fe la obligación de opinar, el riesgo de equivocarme pero no la apatía de quedarme callado", dice.
"El Noroeste ha sido foro y también faro: nunca me ha objetado una palabra, y lo mismo he criticado, con mayor o menor fortuna, al Papa, al gobierno, al PAN, al PRI, a la izquierda cobriza, a la prensa canalla, a las cofradías culturales, al narco y al servilismo de cierta nomenclatura cultural. Gracias, de veras, a Noroeste y a su gente".
Al final, el público se puso de pie. Los aplausos ahora eran para Martín Amaral, aquel que tiempo atrás era quien los regalaba a los eventos que se lo merecían. El sax de Pedro Álvarez empezó a tocar.


TEMÁTICAS
El libro aborda varias temáticas.
Ética
Culiacán
Difocur
Universidad Autónoma de Sinaloa
Poder
Poesía
Lectura
Personajes


A LA VENTA
El ejemplar, editado por Difocur con un costo de 300 pesos, se encuentra a la venta en el Museo de Arte de Sinaloa, Casino de la Cultura, Librerías México y Noroeste.(284404)

"Martín se convierte un testigo de estampas reveladoras. Sus artículos sólo pueden salir de su pluma."
Juan Villoro
Escritor

"Si algo lo caracteriza (a Amaral), es su eterna búsqueda y el mantener firmemente una postura."
Rodolfo Díaz Fonseca
Director Editorial de Noroeste


"Él nos ha abierto los ojos y las puertas del mundo sin haber viajado como quisiera."
Carlos Ruiz Acosta
Arquitecto


'Martín Amaral'
Noroeste comparte un extracto de los comentarios hechos durante la presentación de 'Práctica de Vuelo'.
Carlos Ruiz Acosta/Noroeste Especial
OPINIÓN
Martín es un caso raro en nuestro medio, pues combina la destreza del intelectual con la capacidad de interactuar con empresarios de la talla de José Ignacio de Nicolás y Agustín Coppel.
Siendo egresado de la UAS y habiendo pasado en sus épocas de estudiante por la variada oferta de dogmas y doctrinas ideológicas, tuvo la habilidad de no adquirir ningún complejo, enfermedad natural de esa época y así lo ha demostrado siempre. Parece, por lo tanto, un habitante de la sociedad abierta del teórico del liberalismo, Karl Popper, fundamentada en dos visiones opuestas: una, reaccionaria, dónde la comunidad está cerrada a todo como cualquier tribu y la otra, racional y critica, en la cual se discuten los proyectos y las ideas; ésta última es esa sociedad en la que se mueve Martín y desde dónde nos ha enseñado lo que sabe, lo cual, como se aprecia en sus columnas, no es poco.
La otra rareza es de un mérito enorme: nos ha abierto los ojos y las puertas del mundo sin haber viajado como quisiera, con la soltura y la imaginación de un Joseph Conrad, machacando siempre que no debemos quedarnos mentalmente en la jurisdicción local ni regional. Y nos da de patadas para movernos y despertarnos de la modorra en busca de otros horizontes. Y esto es lo admirable: el poder viajar sin moverse de lugar.

Pensamiento crítico
Martín ha tenido la habilidad de vender en el mercado el producto más insólito y de escaso valor: el pensamiento crítico. Esta es una cualidad interesante, subestimada en México, pero muy apreciada en otras partes. Razón por la cual, aquí nos desgarramos todavía las vestiduras, pero los puristas, por fortuna, se están extinguiendo.
Los cambios sociales de integrar a las empresas al sector cultural, ha sido uno de los discursos sostenidos de Martín, indispensables para el futuro de la cultura, y no está solo en esto, Sabina Berman lo grita cada vez que puede.
Esto lo empezó él mismo en el año 2000, cuando aceptó un intercambio con Agustín Coppel para comprar su primera computadora, con la cual empezó a escribir la columna Vuelo Libre.
La computadora la pagó apoyando la esencia de la Sociedad Artística Sinaloense, cosa que no le perdonaron sus críticos, pues la SAS, como sabemos, ha sido el trago gordo para los custodios interesados en el dominio del Estado sobre la cultura. Martín, actuó simplemente, como un emprendedor y de esa manera ensayó los cambios que se estaban dando en el país.
Estoy aquí porque soy su amigo. En 1991, cuando era director de Difocur, lo invité a colaborar con la institución al descubrir su potencial y la energía de sus 24 años. Eso duró poco porque en ese año renuncié y él también. Fue el único que lo hizo. Ahí nació la amistad que perdura hasta ahora. No oculto nuestra complicidad en varios de sus escritos y en las ideas, las cuales hemos intercambiado muchas veces. Una vez le dije que dejara el periodismo cultural porque había acabado con el microcosmos local y los temas estaban desgastados, razonando que podría ser funcionario de cultura en el sexenio siguiente, pero no quiso y además no nos favoreció la política. Y me pregunto quién ganó. Nomás imaginemos su convocatoria como funcionario; sin duda hubiera sido provocadora, y además, festiva de tiempo completo.
Lo más sorpresivo es la variedad temática que aborda. Para dar un ejemplo, ha escrito sobre música, arquitectura y planeación urbana, lo cual no es nada fácil. Es un deleite leerlo, por el humor corrosivo, la duda reflexiva y la vuelta sistemática a sus víctimas favoritas.
Quiero hacerle un reconocimiento a su trabajo de difusión cultural, diciendo que su columna la leo, con el mismo interés con el cual leo a los críticos de cultura de El País, de Madrid y el Times, de Londres. Tienen la misma calidad. Me hace recordar la columna de José Emilio Pacheco. A eso ha llegado.
Por último deseo decir de él, lo que alguien dijo de André Malraux, uno de las mentes más brillantes de Francia y del Siglo 20: "Hombre de libertades, jamás se creyó atado a un dogma y a través de sus mutaciones, fue siempre fiel a su necesidad de superación, a su heroísmo duro, que excluye apelar a utopías consoladoras”.

Así es Martín.

"Martín ha tenido la habilidad de vender en el mercado el producto más insólito y de escaso valor: el pensamiento crítico. Esta es una cualidad interesante, subestimada en México, pero muy apreciada en otras partes."
Carlos Ruiz Acosta

Fuente:

http://www.noroeste.com







Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?