Google Groups Suscribirse a Esclerosis Lateral Amiotrofica - ELA Argentina
Correo electronico:
Ver archivos en groups.google.com.ar

lunes, diciembre 11, 2006

 

Carta a Silvio. Por Martín Amaral

Estimado Silvio

Sé que el día 13 entras al Hospital Británico para el trasplante de células madre: sé exactamente por lo que pasas; de la refriega del avión, las dificultades para los tramos largos, las escaleras cruentas, el arribo a un país extraño, donde te recibe una entonación diferente y que uno siente artificial, las matemáticas mentales para la conversión de las monedas, el aeropuerto de Ezeiza en Argentina, paso obligado para llegar a Montevideo (¿es fue también tu ruta, Silvio?), la llegada a Montevideo, esa ciudad apacible, civilizada pero provinciana a la que Borges gustaba y decía que se pronuncia como si fuera un verso: Montevideo... con su enormísimo río-mar de la Plata, sus ramblas, su arquitectura afrancesada de los años 50, su comercios nada estridente, sus casas y edificios con ladrillo rojo aparente (cerámica, dicen ellos), con sus carros pequeños, sus calles arboladas y limpias en donde no se ven policías y sí gente caminando o en bicicleta, su gente más amable que los bonaerenses...

Pero eso puede pasar como escenografía que cada cual puede ver a su manera, como telón para la otra realidad, acaso más real: la íntima, la propia, la que bulle en la cabeza y el estomago, la que mueven las alas de las expectativas, la que agita nuestras dudas, nuestros temores y esperanzas de la búsqueda de un posible remedio a nuestro mal...

Las horas de búsqueda sobre las células madres, su incipiente e incierto desarrollo, el difícil acopio de los dineros suficientes para esa aventura que ahora tu protagonizas, las horas de desvelo, de suplicas a Dios, las charlas con la esposa que sufre quizá un infierno peor que el nuestro...

Las llamadas con el Dr. Roberto De Bellis, su seriedad pero también su parquedad. Veo la fachada del Británico, el parque de enfrente, la placita comercial cercana, la bandera de Uruguay ondeando, las palmeras, le recepción del Hospital, pequeño para nuestros deseos gigantes, sus enfermeras, veo el rostro amable del Dr. Córdova, el neurocirujano que te intervendrá...

Veo a la enfermera que te visita cada 12 horas para las inyecciones; siento otra vez el dolor de cuerpo y la calmada fiebre que te provoca, siento en la traquea el analgésico para calmarlo.

¿Hace frío ahora en Montevideo?

Entras al quirófano el miércoles Silvio, igual que yo lo hice el 28 de julio. Cuando salgas pregunta con precisión la cantidad de campos de células madre que produjiste y cuántas células tuvo cada campo. Yo, Silvio, no lo sabía y no lo pregunté, lo hice luego por correo pero De Bellis no me contestó.

Le pido al buen Jesús, el Cristo, que te acompañe, que guíe las manos de los médicos. Ruego, amigo, porque tus células hagan su cometido, que tu sistema reaccione y le ganemos una batalla, una, a la hija de su chingada madre de la ela.

Te escribiré antes del miércoles. Buena suerte ¿te acompaña tu esposa? Dale un abrazo también a ella.

Con afecto

Martín Amaral


Comments:
Martin :
Te escribo ...y recuerdo aún que la primera vez que te conté nuestra historia ...tuviste que cerrar la puerta para que no te viesen llorar...Espero ahora estes con nosotros abriendo esta ventana de los implantes de células madres.El protocolo está a punto de salir..bajo presiones mías ...bajo la mirada directa a las pupilas de mis colegas.Está a "punto "...y ese punto ya ha tardado algunos meses y tardará unos cuantos más ..simplemente porque están de vacaciones ...y no saben lo que es el tiempo para nosotros ..el tiempo .."al tiempo hay que ponerlo de nuestro lado ".Ayudados por la empresa de Juan , decidimos hacer tu camino ...y el amable del DR.Córdoba ha mantenido nutrida correspondencia con nosotros.Los ojos de mi esposo brillan...y la cuenta es regresiva ..viajamos el 3 de Febrero y le harán el implante el día 12 o 13 ...Preguntaré por el número de campos y el número de células en cada campo ...Te escribiré desde la tierra del Río de la Plata ...y seguiré rezando por que este milagro de esperanza , sea fructífero.Mi lucha no termina aquí , mi cruzada son todos los pacientes con ELA y estimular a los distintos centros clínicos a que se arriesguen con nosotros ...Seguiremos luchando ...seguiré soñando en que un día esas ALAS PARA VOLAR , sean ALAS DE VIDA.
Cuidate ...y recuerda que lo bueno de los Milagros es que a veces suceden.
Claudia Canales y Juan Orlando Vivar...de ELA /CHILE
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?